Miércoles, 20 Febrero 2019 10:35

La otitis externa en nuestras mascotas

La otitis externa es una inflamación del oído, desde el tímpano hacia el exterior, es decir, afecta al conducto auditivo externo.  Es una presentación clínica muy frecuente entre nuestros amigos peludos y si no es tratada puede evolucionar en una otitis media o interna si entra la infección a través del tímpano.

Síntomas

Entre los síntomas más frecuentes aparecen: molestia en el oído, sacudida de la cabeza, cabeceos, el animal presentará picor en el oído, o si el caso es más grave, dolor. Los propietarios de los animales apreciarán enrojecimiento en la zona, mal olor,  secreción abundante y/o anormal en las orejas o en la entrada del oído.

En más de una ocasión, cuando el animal sacude y rasca las orejas por las molestias de una otitis, puede provocarse un OTOHEMATOMA. Esto es un sangrado interno debido a la ruptura de los vasos sanguíneos encargados de irrigar el pabellón auricular, notaremos que una de las orejas está más engrosada que la otra. Por la anatomía de la oreja no se puede reabsorber sólo y al final siempre es necesario intervenir quirúrgicamente.

¿Qué puede predisponer que mi perro padezca de otitis?

  • Aumento de la temperatura y humedad ambiental.
  • Bañar a nuestros perros de forma inadecuada.
  • Conformación del oído (conducto con mucho pelo, orejas caídas, conductos largos y estrechos, etc.) razas como el Cocker y el Sharpei suelen ser más propensos a padecer otitis.
  • Neoplasias óticas o pólipos.
  • Inmunodepresión.
  • Problemas alérgicos.
  • Problemas hormonales.
Publicado en Noticias