La impotancia de recoger las heces de nuestros perros para evitar el contagio de la Parvovirosis Canina. Consejos de Clínica Veterinaria Club Nacional del Podenco Andaluz en Sevilla.

La parvovirosis canina es una enfermedad vírica que afecta mayormente a cachorros, pero también puede afectar a perros adultos. El agente pertenece a la familia Parvoviridae En la actualidad se acepta que existen dos tipos de parvovirus canino, antigénicamente diferentes: uno de ellos apatógeno, conocido como MCV o parvovirus canino tipo I, y otro patógeno llamado parvovirus canino tipo II. Este último es altamente resistente.

 

¿Cómo se contagian los perros?

El parvovirus canino es un microorganismo altamente infeccioso y muy resistente frente a condiciones ambientales por lo que puede sobrevivir fuera del animal varios meses.

La principal vía de contagio es a través del contacto directo e indirecto de un animal sano con las heces de un animal infectado.  Basta una pequeña cantidad de estos residuos conteniendo el virus para que actúe como un foco de infección para muchos otros perros. Esta situación se produce con bastante frecuencia en paseos públicos u otros sitios donde se concentran en un mismo lugar muchas mascotas.

Además, las personas pueden actuar como diseminadores de la enfermedad ya que pueden transportar materia fecal con el virus en la suela de los zapatos.

Otras formas en que este microorganismo puede trasladarse de un lugar a otro es permaneciendo en contacto con los pelos o patas de los perros, en jaulas contaminadas u otros objetos.

¿El parvovirus puede afectar a cualquier perro?

El virus puede afectar a perros de cualquier edad que no estén debidamente vacunados.

De acuerdo con distintas fuentes, existen ciertas razas caninas que presentan un mayor riesgo a padecer esta virosis como son el Rottweiller, Doberman Pinscher, Pit Bull Terrier y Pastor Alemán. Por el contrario, los Caniche Toy y los Cocker Spaniel parecen ser más resistentes a esta enfermedad.

¿Qué síntomas produce la parvovirosis?

Los perros infectados con este virus muestran síntomas gastrointestinales, vómitos, diarreas, anorexia, pérdida de peso. En casos severos, este cuadro lleva a los animales a la deshidratación y a la muerte.

En cachorros recién nacidos, el virus puede provocar lesiones en el corazón.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Existen test rápidos para valorar si el animal es positivo o negativo a la enfermedad, pero estos test pueden dar falsos positivos y falsos negativos, por lo que para confirmar la enfermedad hay que hacer pruebas de laboratorio.

¿Cómo se puede tratar la enfermedad?

 Al ser una enfermedad provocada por un virus no hay un tratamiento específico, sino que hay que establecer un tratamiento sintomático, es decir, hay que cortar los vómitos y diarreas, restablecer la hidratación mediante sueroterapia. Es vital la consulta urgente a un veterinario ante la aparición de las primeras señales mencionadas anteriormente. En casos severos de daño intestinal es necesaria la terapia antibiótica para combatir la contaminación bacteriana secundaria.

La mayoría de los animales que, luego de implementarse estas medidas, sobreviven a los primeros 2 o 3 días de comenzado los síntomas, logran superar la enfermedad y curarse.

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad?

La vacunación a partir del mes y medio, y revacunando cada 15 días y luego anualmente, es sin duda la forma más segura y eficaz de proteger a nuestras mascotas.

En nuestra clínica veterinaria en Sevilla ( Los Bermejales ) cuenta con un equipo de profesionales especialistas para prevenir esta y otras muchas enfermedades de sus mascotas. Si es soci@ puede aprovecharse de las grandes ventajas y descuentos que le proporcionamos para todas sus mascotas por una sola cuota.

Publicado en Noticias

Es una enfermedad parasitaria, producida por  Dirofilaria immitis, el ciclo de vida de este parásito, comienza cuando la hembra de un mosquito pica a un perro infectado que tiene en su sangre las formas más pequeñas y jóvenes del parásito llamadas microfilarias.

Estas ingresan en el mosquito y experimentan un proceso de maduración, pasando así por diferentes estadíos larvarios (de larva 1 a 3). Dicha etapa, está influenciada directamente por la temperatura ambiente. Una vez que el parásito alcanza el estadio de larva 3 se transforma en infectante, es decir, que tiene capacidad para contagiar a otros animales y, en raras ocasiones, también al hombre.

riesgo mosquitoA partir de entonces, si el mosquito pica a un perro, le transmite las larvas y el parásito continúa su evolución, que dura varios meses, hasta alcanzar el estadío adulto. En esta etapa la Dirofilaria se aloja en el corazón y en las arterias pulmonares. Allí se reproduce y libera a la sangre las microfilarias que son el  comienzo de un nuevo ciclo de transmisión. El parásito adulto puede vivir unos cinco años.

  • ¿A quién puede afectar esta enfermedad?

A los perros y otros caninos, como el zorro, lobos y coyotes, son los principales afectados por el parasito del corazón, pero este parasito también puede afectar a otros animales mamíferos, como los gatos, hurones y en casos raros a los seres humanos.

  • Síntomas de la filaria

Los perros infectados recientemente no presentaran síntomas de la enfermedad hasta después de 6 meses. Es por esto que  muchas veces cuando detectamos los primeros síntomas de la enfermedad los órganos del perro ya están afectados. Por ello es súper importante que aprendas los síntomas de esta enfermedad, para cuando detectes alguno, lleves a tu perro al veterinario.

Los síntomas más comunes de la filariosis canina son:

  • Tos leve.
  • Intolerancia al ejercicio, cansancio.
  • Sonidos pulmonares anormales.
  • Pulso débil.
  • Disminución del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Vientre hinchado.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Hemorragias nasales y sangrado por la boca.
  • Síndrome de la vena cava en perros: Colapso cardiovascular y peligro de muerte. Se caracteriza por la dificultad para respirar, encías pálidas y orina de color muy oscuro.
  • Diagnóstico:

Análisis de Sangre.

Prueba serológica, ELISA: Una muestra de sangre se centrifuga y luego se examina con un microscopio para detectar la presencia de microfilarias, así como la presencia de anticuerpos en la sangre

Radiografías: Para ver claramente las anormalidades en el lado derecho del corazón y las arterias pulmonares.

Electrocardiograma/ ecocardiograma

 

  • ¿Cómo puedo proteger a mi mascota?

El tratamiento preventivo, se debe realizar desde el comienzo de la época de vuelo de los mosquitos vectores, hasta 1-2 meses después de su desaparición. Este periodo puede ser muy diferente de unas zonas a otras. En general, en gran parte de España podemos considerar que este periodo se extiende desde marzo-abril hasta octubre-noviembre. En algunas zonas del sur de España y en las islas Baleares y  aquí en Canarias la temperatura mínima media no baja de 10ºC por lo que es posible la transmisión (infección) a lo largo de todo el año.

Existen muchos  productos comercializados para la prevención de la filaria, todos ellos se deben administrar mensualmente y a partir de los cuatro meses de vida, (excepto el Guardian, que no se debe administrar en animales menores de 12 meses y que es una inyección anual). Si lo hacemos así,  nos aseguramos de que nuestra mascota no está infestada y no es necesario hacer un análisis de sangre en busca del parásito.

Para facilitaros la tarea a la hora de elegir el más adecuado para cada caso, los vamos a clasificar según la eficacia frente a otros parásitos tanto internos como externos.

Previenen frente al gusano del corazón y además frente a gusanos redondos intestinales

Cardotek-Plus (ivermectina y pamoato de pirantel) ,este último es capaz de eliminar la infección por nematodos Toxocara, Toxascaris y Ancylostoma

Guardian (moxidectina) eficaz en el tratamiento de infestaciones producidas por larvas o adultos de Ancylostoma  y Uncinaria presentes en el momento de la prevención de dirofilariosis.

Publicado en Noticias

Esa desconocida enfermedad común.

En principio, es importante aclarar que aunque el nombre coloquial sea el de “Tos de las perreras”, no significa que la puedan contraer exclusivamente en dicho recinto, despreocupándonos por lo tanto del asunto, al considerar que no nos afecta, algo muy lejos de la realidad, ya que es una enfermedad común y de fácil contagio, que se propaga en zonas donde hay una gran concentración de animales, como en tiendas de mascotas, criaderos, exposiciones, residencias o parques de perros.

 La “tos de las perreras” o “traqueo bronquitis infecciosa”, es una hinchazón de las vías altas del aparato respiratorio que produce una tos seca y aunque es una enfermedad de carácter leve, si no se trata a tiempo, se puede convertir en una enfermedad crónica en animales adultos e incluso llegar a la muerte en cachorros.

Algunos de los síntomas son:

  • Tos prolongada durante más de una semana con empeoramiento.
  • Decaído o cansado.
  • Fiebre en algunos casos.
  • Poco apetito.

En todo caso el veterinario realizara un diagnóstico  y si están infectados se aislará de otros perros,  administrándole el tratamiento adecuado y manteniendo unas estrictas  medidas higiénicas hasta su total y pronta recuperación.

¿Por qué vías se transmite?

 

1.Contacto con perros infectados.

 Olisquearse para conocerse o respirar el mismo aire infectado es suficiente para que esta enfermedad infecte a nuestro animal y desarrolle la tos de las perreras.

2.El aire.

 

 Por el aire es por donde se diseminan los patógenos.

Al toser se liberan ciertos    microorganismos que sobreviven hasta que otro perro los respira.

3. Contacto directo con superficies contaminadas.

Si un perro infectado bebe y posteriormente bebe otro sano, puede infectarse fácilmente, por este motivo es crucial mantener una buena higiene.

Signos.

Su animal ha estado en contacto con otros congéneres y muestra tos que puede estar seguido de arcadas y ahogos, es posible que esté infectado.

Normalmente, si no hay ni fiebre ni pérdida de apetito y el perro actúa de forma normal, lo más probable es que en dos o tres semanas esté solucionado.

No obstante la enfermedad puede empeorar a causa de problemas de estrés, nutrición inadecuada o condiciones ambientales adversas y pueden aparecer otros síntomas como  secreción purulenta, inapetencia al comer (anorexia), fiebre y tos productiva.

  1. Para evitar la irritación de los pulmones podemos utilizar un humidificador.
  2. Una alimentación adecuada.
  3. Agua fresca y limpia a su disposición.
  4. Evitar los ambientes fríos.
  5. Para evitar la contracción de la tráquea utilizaremos un arnés en ved de un collar.
  6. No crear situaciones de estrés para nuestro perro ya que estas le perjudican.
  7. Y por supuesto seguir las indicaciones y medicamentos indicados por el veterinario.

Vacunación.

Hay una bacteria llamada bordetella bronchiseptica que contribuye con el desarrollo de la enfermedad.

Por ello es imprescindible tomar algunas medidas como las vacunas comerciales. La polivalente incluye normalmente la mayoría de los agentes que producen la tos de las perreras.

Aunque existen vacunas específicas para esta enfermedad, es recomendable vacunar a nuestro perro siempre antes de ir a una exposición, parque, residencias caninas etc.

También pueden toser por otras enfermedades.

  • Infecciones de hongos:

 Estos pueden ser aspirados  en zonas sucias

  • Gusano del corazón:

Esta es otra enfermedad transmitida por mosquitos, uno de sus síntomas es la tos

  • Moquillo:

Este se propaga a través del aire

  • Enfermedades del corazón:

Cuando hay problemas en el corazón, este se engrosa y comprime los pulmones, provocando tos.

  • Problemas respiratorios:

Los perros también pueden padecer de bronquitis o neumonía, al ingerir semillas o alimentos que pueden producir tos e  infección de las vías respiratorias

Todo esto, nos lleva a la conclusión, de que la “Tos de las perreras”, es una enfermedad a tener muy en cuenta ya no solo por el bien de nuestros perros si no por respeto al resto de animales que interactúan con él.

Publicado en Noticias